¿Qué sucede con tu vagina cuando te excitas?

Antes de nada, lo más importante: cada cuerpo es diferente. Algunas personas se mojan con gran rapidez, incluso sin ningún tipo de estimulación externa. Otras no se mojan tanto, por razones totalmente naturales. Y esto tampoco es ningún problema, porque las vaginas mojadas no son la única y verdadera señal de que estás excitada. Y además: ¿para qué si no existen los lubricantes? No obstante, muchas personas se preguntan: ¿qué ocurre exactamente con el cuerpo cuando nos excitamos? Te lo aclaramos. Y sin reírnos.

«Cariño, me encanta cuando se te activa la glándula de Bartolino» es una frase que nunca escucharás. Pero eso es lo que dice tu pareja realmente cuando te susurra al oído durante el sexo: «Me encanta cuando te mojas». En realidad, la formulación de la frase no tiene sentido, ya que la vagina no se moja, sino que está mojada. Por lo menos un poco. Las pequeñas cantidades de flujo vaginal que aparecen en tus braguitas son totalmente normales y sanas (este proceso se denomina «lubricación»). Mediante este flujo, se eliminan bacterias del canal vaginal. O dicho de otra forma: el órgano sexual femenino es bastante inteligente y tiene un mecanismo para limpiarse a sí mismo.

¿Vaginas mojadas? ¡Dale las gracias a la glándula de Bartolino!

Además de esta secreción vaginal, que podríamos llamar «cotidiana», existe un fluido que aparece cuando nos excitamos. Y se puede decir que son dos productos diferentes del cuerpo, ya que el fluido «cotidiano» para la limpieza de la vagina procede principalmente de las glándulas cervicales en el cuello y la pared del útero. Por tanto, en este caso se habla también de «moco cervical». Pero si te encuentras en plena faena entre las sábanas con tu pareja y estás excitada, además se produce una secreción adicional en las glándulas de Bartolino mencionadas anteriormente. Están situadas a ambos lados de la abertura vaginal, humedecen sobre todo la entrada de la vagina y facilitan la penetración: no importa si es un dedo, un pene o un juguete sexual lo que te está estimulando. El hecho es que la glándula de Bartolino solo entra en juego cuando estás excitada.

No obstante, eso no es todo: además, son importantes las glándulas parauretrales, que se encuentran cerca de la uretra y también se denominan «próstata femenina». Estas glándulas también producen un líquido que se mezcla con el resto de las secreciones vaginales. Por cierto: hay científicos y científicas que creen que precisamente las glándulas parauretrales están relacionadas con el squirting. No obstante, esto no está probado científicamente.

¡Sí! ¡Tu vulva suda!

Puede que algún lector o lectora se esté preguntado por qué durante el acto sexual o en los preliminares toda la vagina se siente húmeda, y no solo la entrada, que está humedecida por las glándulas. Esto se debe al denominado «sudor vaginal». Hay que decir la verdad: el nombre no suena demasiado sexy. Pero esto tampoco importa. Con este término se hace referencia al fenómeno según el cual durante la excitación sexual fluye más sangre a los genitales (independientemente del género). En las personas con vaginas, la presión hace que el clítoris aumente de tamaño. A esto se une la presión creada por el flujo vaginal. Así, tu hermosa vulva empieza a sudar.

¿Sí? ¿De verdad querías saber todo esto? ¡De nada!

Comparte con tus amigos

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on telegram
Telegram